25 de noviembre de 2013

María Soledad López González

















Madrid, 1974


Estudió Bachillerato y Filología Hispánica, en la Universidad Complutense de Madrid, con resultados siempre brillantes. Aprobó las oposiciones de Profesora de Enseñanza Secundaria en 1998 como profesora de Lengua Castellana y Literatura, teniendo su primer destino en Guadalajara, primero en la capital y luego en Cifuentes, en cuyo Instituto de Enseñanza Secundaria ha trabajado durante tres cursos. Allí montó un grupo teatral con sus alumnos ganando concursos escolares en la provincia. Es trasladada en 2002 a Valmojado (Toledo) en cuyo instituto trabaja en la actualidad.
La dedicación de Soledad a la literatura se remonta a la infancia, pues empezó a escribir poesía y cuentecillos de niña, así como a interpretar obritas teatrales desde su primer año de escolarización. Sus familiares y profesores le alentaron a escribir y leer desde el principio- sabe leer desde que tenía dos o tres años-y siempre ha sido y es una ávida lectora. Solía ganar premios escolares de poesía y en 1990 ganó un áccesit del Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid por su primer Soneto, perteneciente a su primer libro de poemas "El sueño del pájaro" (1988-1990). Por esas fechas recrea la semana santa sevillana -la tierra de su padre- en "Estampas de Osuna", su segundo libro de poemas, algunos de ellos publicados en revistas locales de dicho pueblo andaluz.

Durante los años universitarios, escribe otro libro de poemas, "Las últimas notas de un arpa olvidada", por una de cuyaos composiciones, también un soneto, gana el Primer premio del Certamen Internacional Hispánico del Montepío de Teléfonica en 1997. Con el dinero ganado, pudo pagar el temario de oposiciones. El año de las oposiciones escribe un nuevo poemario, "Destierro en Patmos" (1998), de tema religioso y existencial, y al año siguiente, en Guadalajara, un nuevo libro de poemas amorosos, "Veleros" (1999- 2000).
En la editorial Aache ha publicado Soledad López sus dos novelas, enlazadas cronológicamente y con un protagonista común, lo que la ha llevado a ser muy conocida en los ámbitos literarios. El conocimiento más profundo de la Alcarria y sus leyendas le lleva a lanzarse a escribir, en 2002, su primera novela, "La melera del Beato" que fue publicada en febrero de 2003, habiéndose realizado diversos actos de presentación y recitales poéticos, lo que llevó a que la novela se agotara pronto. A continuación, y en la misma editorial, López González publicó "Días de Luna" (2004) que es en realidad la continuación de" La melera del Beato", y que fue sido presentada en Madrid, Toledo, Cifuentes y Guadalajara. Ambientada en la Guerra Civil, es este un amplio relato lleno de ternura y sensibilidad, en el que Violeta, "la melera del beato" se enfrenta a la dura prueba vital de una guerra, en la que surge de nuevo el amor, los sentimientos de miedo y generosidad, y es sumida en la espiral de violencia que genera el horror bélico. Una lección, en definitiva, de humanidad y sentimientos. Una novela femenina, que las mujeres han entendido muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario