16 de enero de 2014

Sandra Gobet Herrera

















Guadalajara, 1985

Ilustradora gráfica que se ha formado en Arte10, y ha realizado estudios de Grabado y Diseño Gráfico en La Fundación Casa de la Moneda. Ha hecho cursos en distintos lugares especializándose en técnicas y vertientes artísticas como Escenografía (En BAI), Grabado con Manera Negra (Con Masataka Kuroyanagi), Dibujo y Movimiento (En la Academia de Bellas Artes de Bruselas)... Continuamente en formación y en exploración de técnicas y expresiones formales, actualmente desarrolla su actividad en Chile, donde dirige cursos de ilustración, colaborando con la Universidad de Chile y organizando actividades sociales relacionadas con la educación y el arte.
En sus obras utiliza la mezcla de técnicas como el grabado y el collage, probando continuamente cosas nuevas. En cuanto a los temas, su gran obsesión es el ser humano, en concreto los retratos. Dentro de su mitología personal se encuentran mil veces repetidos los pájaros, los ojos, los peces, las escamas y las caras. En las caras que dibuja hay jeroglíficos que descifran lo que hay dentro de esa máscara. Como vertientes artísticas o artistas que más le han influenciado, estarían el expresionismo, el surrealismo, el Art Brut, Marc Chagall, Francis Bacon, Francesca Woodman, Frida Khalo, Durero, etc.
Desde 2005 ha venido impartiendo clases de diversas técnicas artísticas, tanto en Academias, como en Colegios y Centros Culturales. Fue promotora de la Kunsthouse de Madrid, un espacio artístico que organizó exposiciones, ciclos de cine, presentaciones de libros, clases de ilustración y grabado.
Ha expuesto en Madrid, en el Centro Cultural Anabel Segura de Alcobendas, y en Underwood Café, donde expuso una colección de grabados que imitaban portadas de vinilos. Colabora eventualmente como ilustradora con Concepto Radio y ha realizado algunas portadas de libros para la Editorial Aache de Guadalajara, en la cual publicó, en 2011, su primer libro de ilustraciones, “Pájaros en la cabeza”, en el que entendíamos un mensaje de alegría, de un buen pensamiento, de una iniciativa positiva, ofreciendo al mismo tiempo una impactante colección de ilustraciones sorprendentes y llenas de gracia, con una perspectiva artística que va más allá de lo infantil, para colarse en el santuario de lo emocionante. Su mismo título, Pájaros en la cabeza, ya nos hacía pensar. Gobet ha encontrado un camino en su expresión artística que plasma con fuertes y contrastados colores la palabra de las cosas y de los rostros, el asombro de encontrar la realidad trazada con filaturas de fuerza visual que nos sorprenden y atraen. Su texto es sencillo, apenas un par de frases en cada página, en que va desgranando el hilo, fragmentado pero uniforme, de su relato. La conclusión es limpia y alentadora, ejemplar. Y los dibujos alegran la vista y hasta parece que las manos tienden a subir el libro a la altura de los ojos, a ponerlos en distancia, a disfrutar de ellos como ya han hecho miles de lectores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada