10 de enero de 2014

Jesús Martínez Anguita


















Turmiel (Guadalajara), 1943


Nacido en Turmiel (Guadalajara, Señorío de Molina), en 1943. Licenciado en Filosofía y Letras y maestro de profesión. Ha recibido formación en lugares tan dispersos como Ontaneda (Santander), Alcalá de Henares, Madrid, Salamanca, Ávila y Barcelona. Ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional como maestro y profesor en centros públicos, tales como “el C.E. I. P. Les Palmeres” y “I. E. S. Torrent de les Bruixes” de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). En la actualidad colabora en la empresa familiar dedicada a la Informática y enseñanza de idiomas, TAU SANTA COLOMA.
La mayor parte de su trabajo literario está relacionado con la pedagogía, destacando un ensayo sobre “El Aprendizaje de la lectura y escritura con soporte informático” (Metodología de trabajo a través de talleres). También ha escrito diversos artículos en revistas especializadas sobre el tema, así como numerosas colaboraciones en revistas locales. Es asiduo colaborador en diferentes proyectos y estudios educativos.
A pesar de haber vivido desde muy joven fuera de su tierra (emigrante de necesidad), se siente muy vinculado a ella. Fruto de este vínculo es su gran libro sobre Turmiel con el que ha querido rendir un homenaje a sus gentes y a un pasado humilde, pero feliz.

Hablar de la obra literaria de Martínez Anguita suponer hablar de su libro “Turmiel, la historia oculta”. En Noviembre de 2004, Martínez Anguita nos ofrece su primera obra literaria, una obra muy elaborada, a lo largo de años, en la que manifiesta su amor al pueblo natal, y su análisis detallado de la vida rural. Turmiel, la historia oculta,que así se titula esta obra, editada por Aache en su Colección “Letras Mayúsculas”, es un libro en que se ve latir esa vida rural. A lo largo de sus 14 capítulos, el autor hace un repaso de cómo se vivía en un lugar de la España más profunda, en el altiplano molinés, a mediados del siglo XX. Una vida completa y feliz, con sus carencias y sus abundancias, con el sentido de la familia, de los amigos, de los vecinos, en una completa aventura humana en la que priman las tiernas relaciones humanas, los constantes desvelos por cultivar la tierra y sacarle todo su jugo, por divertirse en las fiestas y aprender en la escuela, por emigrar al fin, dejando el pueblo semiabandonado, siempre añorado desde la distancia.

No es este un tratado de etnología ni detalles costumbristas, sino una narración llena de sencillez y emoción, de vividas nostalgias, de meticuloso análisis de tipos y relaciones humanas. Figuras como el maestro, el cura, el alcalde, los quincalleros y los tratantes, la convivencia con animales, con la naturaleza, con las tormentas, con la nieve, las relaciones de los jóvenes, de los niños, de los abuelos... un pueblo del Señorío de Molina, Turmiel, es retratado en su integridad. Y no desde el punto de vista histórico o monumental, en el que apenas llenaría un par de páginas, sino en la dimensión humana y social, con nombres reales, hechos reales y peripecias que llenan medio siglo. Desde los recuerdos de una reciente y ya pasada guerra civil, hasta las novedades técnicas que en el campo, las comunicaciones y el entretenimiento van cambiando la vida de sus pobladores. Tanto la cambian, al fin, que casi todos se van, llevando siempre, eso sí, la añoranza de ese pueblo que es, al mismo tiempo, un ejemplo palpitante de todos los pueblos de la España interior, alta y fría, dueños de una forma de ser que se ha perdido, y que este libro rescata y rememora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada