17 de febrero de 2018

Carlos Doñamayor Hernández











Carlos Doñamayor Hernández
Madrid, 1952
Médico especialista en Otorrinolaringología. Escritor. Poeta.
Cursó sus estudios de licenciatura de Medicina en la Universidad Complutense, en la que posteriormente se doctoró con un trabajo sobre los problemas de la respiración nasal. Su carrera profesional la ha desarrollado íntegramente en España, tras una larga formación en Alemania, donde ha sido colaborador de las clínicas más prestigiosas. Durante un tiempo fue secretario general de la Sociedad Hispano-Alemana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, recibiendo un homenaje en la ciudad de Fulda con ocasión de su nombramiento como socio honorario de la misma.
Durante una larga temporada actuó profesionalmente en el Servicio de Otorrinolaringología del Hospital General Universitario de Guadalajara, siendo también profesor clínica de esta asignatura en la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares.
Lector y analista de la realidad y del mundo que le rodea, muy pronto empezó con su tarea literaria, en la que vió publicado un primer título, “Latidos”, todavía bajo seudónimo, en 1993. Prosiguió con algunos otros libros, y terminó decantándose en una obra, aparecida en 2017, que ha supuesto su revelación y le ha alzado a la primera línea de los cenáculos literarios madrileños. Su título, El eco trascendido, viene a ser el cuarto publicado en su carrera literaria, que se decanta ya decididamente por la poética.
Esta entrega de poemas (100 páginas, Aache Ediciones, Guadalajara 2017) se conforma de cinco libros, de los que el último ofrece la síntesis, la razón profunda, de los anteriores, declarando con limpia palabra las imágenes que al autor le llegan de tantas y tantas experiencias vividas.
Tiene poemas amorosos, admirativos, evocadores y alusivos a personajes concretos, a la familia, a los amigos… pero sobre todo analiza su interior y se asombra del recorrido de sus pensamientos sobre la cuartilla. “Escribo a mano siempre, con lapicero, sobre papeles reciclados”. Al final, tras darle vueltas a un poema, durante meses, lo copio en ordenador para guardarlo. Un libro de Doñamayor es, con este se demuestra perfectamente, un decantado y solemne ejercicio de introspección y audaz muestra de sinceridad y alegría.

En 2018 ha dado a imprenta una nueva entrega poética, esta vez bajo el título de “Hasta que el tiempo vuelva”, encuadrado como nº 11 en la Colección “Poemarios de Doña Cadima” de la editorial Aache. En sus 118 páginas, demuestra tener este libro unas profundas raíces metafísicas, con verso breve, sonoro y medido, espléndido de contenido, repleto de perspectivas precisas y acertadas. Poesía madura que emociona, que atrapa pero, sobre todo, que hace pensar, y cuya lectura no dejará indiferente a nadie.


8 de febrero de 2018

Antonio Trallero Sanz











Antonio Miguel Trallero Sanz
Guadalajara, 1957
Arquitecto. Historiador del arte.
Cursó estudios en la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Complutense de Madrid. Tras su licenciatura, obtuvo el grado de doctor con una tesis sobre “Estado y nacionalismo en España y Latinoamérica”. Arquitecto del Ayuntamiento de Guadalajara (en excedencia),  en la actualidad ejerce como Profesor Titular de la Universidad de Alcalá de Henares.
Es autor de libros como “El patio renacentista alcarreño” (1998), “Las galerías desaparecidas del Palacio de Cogolludo” (2000), “Las salinas de la comarca de Atienza” (2000 y 2003 con Joaquín Arroyo San José y Vanesa Martínez Señor), “El artesonado del salón de cazadores en el Palacio de Infantado de Guadalajara” (2007, con Ana Marín Palma, Eduardo García Martínez y Antonio López Tercero), y recientemente ha firmado el libro sobre “La Isabela. Balneario, Real Sitio, palacio y Nueva Población” con Francisco Maza Vázquez y varios coautores (Aache, 2016).
Es autor también de numerosos artículos en revistas como “Todavía estamos a tiempo de recuperar el casco antiguo de Guadalajara” (2008), “La iglesia de San Gil de Guadalajara” (2015) así como capítulos de libros como los dedicados a la “Arquitectura Negra de Guadalajara” (Gascueña de Bornova, Majaelrayo, Prádena de Atienza, y Villares de Jadraque).
Ha participado en numerosos Congresos y Seminarios tanto de ámbito nacional como internacional con interesantes aportaciones especialmente sobre la historia de Guadalajara desde el punto de vista arquitectónico.
Ha pronunciado infinidad de conferencias sobre el patrimonio arquitectónico de la provincia, y asimismo ha organizado un buen número de exposiciones, congresos y conferencias.
En diciembre de 2016 es galardonado con el Premio “Layna Serrano” de investigación histórica por su trabajo “Arte mudéjar, pervivencia del mudéjar y neomudéjar en la ciudad de Guadalajara”. El trabajo estudia la arquitectura mudéjar de la ciudad de Guadalajara abordando en primer lugar la de tipo religioso (tanto de edificios o restos conservados como otros desaparecidos), para dedicar luego un apartado a la arquitectura civil y militar en el que se constata que “si la arquitectura religiosa por lo general ha sido mal tratada y ha desaparecido gran parte de la misma, la civil ha sufrido peor trato” conservándose sólo algunos de los restos aparecidos en las excavaciones arqueológicas del Alcázar Real y algún elemento de la muralla de la ciudad; en otro apartado se estudian las obras de la segunda mitad del siglo XV y del XVI que pueden entenderse como una pervivencia de una determinada forma de hacer; otro bloque lo compone el estudio de las características propias de la arquitectura mudéjar  y cómo se han mantenido hasta el siglo XX; dedica otro apartado al estudio de la arquitectura neomudéjar dentro de las corrientes historicistas del siglo XIX, y termina con las correspondientes conclusiones.
El entusiasmo de Antonio Miguel Trallero Sanz por todo cuanto se refiere al estudio y defensa del patrimonio histórico-artístico de Guadalajara y su provincia ha quedado patente en la actividad múltiple e incansable que ha venido desarrollando.