30 de enero de 2014

Antonio Ortiz García

















Mandayona (Guadalajara), 1952 - Guadalajara, 2017

Licenciado en Geografía e Historia, ha desarrollado su carrera profesional como Profesor de Historia de enseñanzas medias, habiendo ejercido en Canarias, Sigüenza y finalmente en el Instituto de Enseñanza  "Liceo Caracense" de Guadalajara, donde se ha jubilado. Preocupado por la metodología y la práctica de la enseñanza de la historia, ha desarrollado en sus destinos de Sigüenza y Guadalajara numerosos planes de renovación de esta materia. Se ha ocupado en investigar, sobre las fuentes originales, numerosos elementos que conforman la historia de la ciudad de Guadalajara y de los pueblos de su provincia. En ese sentido, una de sus tareas fue la de revisar en profundidad los manuscritos que conforman la “Relaciones Topográficas de Felipe II” en su referencia a Guadalajara, publicando de nuevo ese corpus, con los Aumentos de Juan Catalina García López, y añadiendo 18 pueblos más que él ha encontrado en su investigación meticulosa. Puede saberse algo más de esta obra aquí. Además es autor de interesantes obras sobre historia local de Guadalajara, Sigüenza y Mandayona. Entre sus libros más destacados, todos editados en Aache, debemos mencionar su Historia de Guadalajara, Un libro en el que se ofrece entera, de forma didáctica, asequible, y rigurosa, la visión de Guadalajara en su historia desde sus orígenes hasta nuestros días, con profusa ilustración. Cuenta en su haber con el estudio detallado, documental y patrimonial, de una de las claves de la arquitectura renacentista alcarreña, el “Palacio de don Antonio de Mendoza en Guadalajara”, en colaboración con Herrera Casado. Además, y esta vez en colaboración con Manuel Rubio Fuentes, ha escrito y publicado su estudio sobre la “Historia de la Villa de Mandayona”, una perfecta revisión de señores, costumbres, monumentos y anecdotario. En colaboración con otros profesores del Instituto “Liceo Caracense” publicó “Los Fueros de Guadalajara”, en el que analiza y explica de forma divulgativa estos documentos esenciales de la historia de la ciudad, habiendo seguido luego sus investigaciones sobre otros elementos forales de pueblos diversos de la provincia.

Finalmente, el profesor Ortiz García ha dedicado sus investigaciones y diversas actuaciones didácticas al estudio de la heráldica, cuajando en una gran libro, escrito en colaboración con Antonio Herrera Casado, y titulado Heráldica Municipal de Guadalajara, en el que realizan un gran estudio introductorio de acercamiento a la heráldica como ciencia auxiliar de la historia, y completando un completo catálogo de los escudos que hoy se usan en los municipios de la provincia de Guadalajara, con estudios individualizados y dibujos a todo color.

28 de enero de 2014

Juan José Bermejo Millano

















Budia (Guadalajara), 1961

Es persona que ha recorrido la provincia de Guadalajara de punta a cabo, fotografiando sus fuentes, sus rollos, sus puentes, sus edificios singulares, y anotando de cada uno de ellos sus singularidades y emociones. Juan José Bermejo fue el autor de las fotografías del libro  Rollos y Picotas de Guadalajara, y su gran pasión es recorrerse la provincia en la que ha nacido, y que considera plena de sorpresas y pequeñas maravillas.
Su primer libro como autor y fotógrafo, editado como todo lo demás de su obra en Aache Ediciones, es el de Fuentes de Guadalajara, en el que recoge más de un centenar de fuentes que adornan las plazas de los pueblos de la provincia de Guadalajara, y surgen en las encrucijadas de sus caminos, bajo las choperas densas y en cualquier inesperado rincón, al que dotan de sonoridad armoniosa, de consuelo a los sedientos, de apacibilidad a cualquier tarde. Fotografías y breves descripciones nos dan una idea, en amplio retablo, de lo que son, y cómo son, las fuentes en Guadalajara. Un elemento crucial de la antigua vida rural, que hoy debe conservarse como expresión de esa raíz irrenunciable que se conforma con los elementos de la sencilla y genuina vida rural.
Es autor, junto con A. Herrera Casado, del libro “Historia de Budia”, una obra definitiva sobre la historia, el arte y el costumbrismo de este lugar de la Alcarria. Además ha publicado, en 2008, su estupenda Guía de los Puentes de Guadalajara, un libro que lleva al lector, a través de diferentes rutas que son los caminos de agua, a conocer la provincia desde sus puentes más emblemáticos. Un centenar de estos monumentos, todos con sus correspondientes fotografías y planos, hacen de este libro un interesante documento para conocer el patrimonio alcarreñista.
Sus últimas obras están dedicadas a Budia plenamente. La primera, también en colaboración con Antonio Herrera y Aurelio García López, ha sido la monografía sobre El Convento Carmelita de Budia, un estudio histórico, descriptivo, y un acopio extraordinario de [viejas y nuevas] fotografías sobre ese fundamental monumento barroco de la Alcarria. La segunda, un repaso a la Historia Contemporánea de la villa alcarreña a través de la prensa: Budia en la Prensa es un libro muy ilustrado que cuenta con noticias de todo tipo, actualidad, fiestas, patrimonio, personajes, etc. Siempre aportando documentación e información sobre Budia y la Alcarria.


26 de enero de 2014

Juan José Fernández Sanz

















Embid de Molina (Guadalajara), 1952

Es doctor en Historia Contemporánea y en Ciencias de la Información. Profesor  titular de Historia Contemporánea en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, imparte también la asignatura de “Historia del Periodismo Universal” e “Historia de la Comunicación Social”. Ha impartido clases en el Máster en Comunidades Europeas. Es fundador de la Asociación de Historiadores de la Comunicación. Ha sido el creador y director de los Congresos de Periodismo Especializado. Periodista y escritor, historiador y ensayista, tiene en su haber varios libros publicados, entre ellos el titulado 1885: El año de la vacunación Ferrán. Trasfondo político, médico, sociodemográfico y económico de una epidemia (1990), habiendo totalizado hasta el momento actual una veintena de títulos. Uno de sus últimos trabajos, que ha alcanzado un gran éxito, es el amplio informe e investigación sobre la Prensa en España en el momento actual: ¡Que informen ellos!, Huerga & Fierro editores, Madrid 1999. Y “Prensa especializada actual: doce calas” de Interamericana, 2008. También “De Prensa médica” y “Mil ochocientos cincuenta y cinco”. Presidente de la Asociación de Amigos de Embid, ha desarrollado su faceta de comunicador con exposiciones, creación de revistas, folletos divulgativos, etc, dando vida a aquella población tan alejada de todo…
En Aache ha publicado La Prensa Veterinaria (I-hasta 1903) con referencia a otros tipos de prensa científica española (1995). Añadiendo, a través del sello “Eurobuch” su obra periodística en torno a su tierra natal, el Señorío de Molina, titulada: Desde Guadalajara (1997).

23 de enero de 2014

Ricardo Orueta Duarte














Málaga, 1868 - Madrid, 1939

Crítico de arte e historiador del arte español, que desarrolló su actividad especialmente en el primer tercio del siglo XX, tanto desde un punto de vista estudioso, analizando las obras de importantes escultores españoles, como desde el aspecto político, pues participó en las tareas de gobierno durante la II República Española, promocionando el estudio y sobre todo la conservación del arte.Perteneciente a una familia malagueña, de origen vasco, muy distinguida y culta, su formación universitaria fue amplia, rematando en la Institución Libre de Enseñanza, junto a don Francisco Giner de los Ríos, y en la Residencia de Estudiantes. En la primera, él fue el creador de la Sección de Escultura del Centro de Estudios Históricos. Aunque sus estudios universitarios los hizo con la Licenciatura en Derecho, su afición y dedicación total fue hacia la investigación de la Historia del Arte. De tal modo que en 1924 distinguido con el nombramiento de Académico de la Real de Bellas Artes. En esa época se dedicó a investigar, viajar, fotografiar y publicar sus escritos sobre escultores españoles, como especialmente Pedro de Mena (1914), Gregorio Fernández (1920), Alonso de Berruguete y sobre todo el gran estudio que inició en esos años sobre La Escultura Funeraria Española, que le llevó a recorrer gran parte del territorio español, y de cuyos estudios solamente alcanzó a salir un primer tomo, dedicado a la escultura funeraria en Cuenca, Ciudad Real y Guadalajara, que le editó el Centro de Estudios Históricos en 1919, aunque tenía mucho material recogido de Toledo, Madrid, Burgos, etc. De gran interés es su texto La expresión de dolor en la escultura castellana, que utilizó como elemento constitutivo de su discurso de recepción en la Academia de Bellas Artes, en Madrid, 1924.En estos años, Ricardo comienza su fecunda vida profesional, dedicada al estudio y a la docencia de la historia del Arte, en general, y de la historia de la Escultura en particular. Además de impartir clases en el Centro de Estudios Históricos, Ricardo dio un gran número de conferencias a lo largo y ancho de la geografía española, en sitios tan dispares como la Residencia de Estudiantes, el Ateneo de Madrid, el Museo del Prado, la Universidad y el Círculo de Bellas Artes de Murcia, la Biblioteca Popular de Segovia, el Centro de Estudios Históricos, la Real Academia de Bellas Artes de Málaga y un largo etcétera de centros, donde Ricardo, divulgó sus conocimientos sobre su gran pasión, que era la Escultura española.Asimismo, otra actividad que realizó de forma continuada, fue la organización de excursiones de Historia del Arte a diversos lugares de España: Medina del Campo, Toro, Zamora, Alcalá de Henares, Guadalajara, Toledo, son ejemplos de lugares visitados por los profesores de las secciones de Historia de Arte y Escultura del Centro de Estudios Históricos con alumnos de la Residencia de Estudiantes y de otros centros, para que enriqueciesen sus conocimientos en estas materias. Ricardo participa muy activamente en otras actividades culturales de la ciudad de Madrid, como por ejemplo, en el Ateneo, del cual es nombrado en el año 1914, vicepresidente de la sección de Artes Plásticas.Activo en política, formó parte del Partido Reformista, pasando luego a Acción Republicana, en 1924, junto con Manuel Azaña, del que era muy amigo. De esa manera, cuando en abril de 1931 se proclama la II República Española, Ricardo de Orueta es nombrado inmediatamente Director General de Bellas Artes, cargo que ocupó en dos ocasiones distintas. Siempre se propuso salvaguardar el patrimonio artístico español ocupando ese cargo desde abril de 931 hasta diciembre de 1933, accediendo de nuevo a él en febrero de 1936 y dejándolo en septiembre de ese año, cuando el PCE se encargó de la cartera ministerial correspondiente, poniendo a Josep Renau al frente.Desde su puesto de responsabilidad política, Orueta impulsó importantes medidas legislativas para la preservación y el aumento de competencias de Bellas Artes. Asimismo impulsó la creación de la Junta Superior del Tesoro Artístico (en 1933), y la fundación mediante trasformación de nuevos museos y sus patronatos, destacando el Museo Nacional de Escultura, el Epigráfico de Barcelona, el Celtíbero de Soria, el Galdosiano de Santander, el Histórico Militar de Madrid o el Arqueológico Provincial de Almería.En su segunda etapa como Director General tuvo que ponerse al servicio de la defensa del patrimonio ante el estallido de la Guerra Civil, y como gran conocedor de las Bellas Artes ayudó a esa salvaguardia de forma ejemplar. Fue trasladado a Valencia al final, y murió en Madrid poco antes de acabar la Guerra.De su obra publicada, cabe mencionar La vida y la obra de Pedro de Mena y Medrano, Madrid, CEH, 1914. Retomado en Pedro de Mena (facs.), Universidad de Málaga, 1989, ISBN 978-84-7496-169-0. Berruguete y su obra, Madrid, Calleja, 1917; nueva ed.: Madrid, Ministerio de Cultura-MNCSG (Museo Nacional de Escultura), 2011 ISBN 978-84-8181-024-7, corregida, prologada y con las fotos recobradas de Orueta. Gregorio Hernández, Madrid, Calleja, 1920; nueva ed., prologada e ilustrada: Gregorio Fernández, Valladolid, Museo Nacional de Escultura (MC), 2013, con La expresión de dolor en la escultura castellana, ISBN 978-84-8181-024-7. Y finalmente, y editado por AACHE, La escultura funeraria en las provincias de Cuenca, Ciudad Real y Guadalajara, Edición de 2000 ISBN 978-84-616-2341-9.Una biografía detallada, estupenda, por su tía: http://www.orueta.net/pv_obj_cache/pv_obj_id_905DB87FD827204164825A0F33FF31411A710900/filename/MALAGA.pdf

22 de enero de 2014

Antonio Marchamalo Sánchez

















Madrid, 1943

Historiador, investigador, crítico de arte. Conferenciante, escritor.
Aunque nacido en Madrid, pertenece a una antigua familia de Humanes de Mohernando, donde está documentada desde el siglo XVI. Licenciado en Historia del Arte y Master en Historia de la Monarquía Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, por su formación universitaria pertenece a la segunda promoción de la Sección de Historia del Arte surgida en 1972, en la que tuvo como maestros más destacados a José María de Azcárate y Ristori, Diego de Angulo, Xavier de Salas, Gratiniano Nieto y Alfonso Pérez Sánchez entre otros muchos. En la actualidad cursa estudios en el Instituto de Ciencias Religiosas de san Agustín, adscrito a la Universidad Pontificia de Comillas, mientras prepara su tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid sobre la Universidad de Alcalá de Henares. Está casado y es padre de un hijo. Reside en Madrid y pasa temporadas en su casa familiar de Humanes.
Desde 1972 es autor de innumerables artículos de divulgación histórica y crítica de arte publicados en distintos medios de Alcalá de Henares, Guadalajara y Madrid. Durante varios años fue sucesivamente Crítico de Arte del semanario Puerta de Madrid de Alcalá de Henares, redactor de la revista Crítica de Arte de Madrid y. Director Artístico de las galerías de arte Alfonso y Renfe-Chamartín de Madrid. 
Es Profesor Honorario de Historia y Literatura Española de la Rider University de New Jersey (USA), Consejero Académico Emérito de dicha Universidad y Miembro Numerario de la Institución de Estudios Complutenses (C.E.C.E.L-C.S.I.C) en la que desde 1991 hasta 2002 ocupó el cargo de Vicepresidente. Pertenece a la Asociación Hispánica de Humanidades de la Washington and Lee University (Lexington, Virginia,USA). Fundador en 1988 con otros historiadores de Alcalá y Guadalajara de los Encuentros de Historiadores del Valle del Henares, es también fundador y Socio de Honor de la Asociación Cultural Pennafora de Humanes (Guadalajara), y miembro de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales. Está en posesión de dos segundos Premios de Prosa Ciudad de Alcalá de Henares (1977 y 1979), de un Accesit de Investigación Histórica en los mismos premios (1982), del II Premio Ciudad de Guadalajara de Investigación Histórica (1987) y el XXXIX Premio Ciudad de Alcalá de Henares de Investigación Histórica (2008) por su libro "Simbolismo, Tradiciones y Ceremonial Histórico en la Universidad Cisneriana Complutense". Igualmente entre varias distinciones está en posesión del Melero de Platade la Casa de Guadalajara en Madrid y de la Insignia de Oro del Ilustre Colegio de Abogados de Alcalá de Henares. Es Cofrade de Honor de la Cofradía del Santísimo Cristo Universitario de los Doctrinos y Nuestra Señora de la Esperanza de Alcalá de Henares. Es Cronista Oficial de la Villa de Humanes y de sus Agregados Cerezo de Mohernando y Razbona en Guadalajara. Asimismo, es colaborador biógrafo del Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia.
Son frecuentes sus trabajos realizados en colaboración con su primo hermano Miguel Marchamalo Maín, también investigador histórico, manteniendo siempre entre sus objetivos comunes la divulgación de aquellos extremos de la historia y el arte tradicionalmente reservados a la erudición sin renunciar por ello al más exigente rigor científico. En este terreno son conocidas en los círculos culturales madrileños sus intervenciones en los ciclos anuales de conferencias impartidos en el centro Cultural Galileo del Ayuntamiento de Madrid y en la Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico-artístico de Madrid.
En la actualidad, retirado de sus trabajos periodísticos como crítico de arte, se halla plenamente dedicado a la investigación histórica sobre diversos aspectos de la historia, el arte y la etnografía siendo especial objetivo de sus trabajos la historia y el arte de la antigua encomienda santiaguista de Mohernando en Guadalajara y de la ciudad de Alcalá de Henares y su Universidad.
De entre sus trabajos de divulgación histórico-artística hay que citar un centenar de artículos publicados en el semanario alcalaíno "Puerta de Madrid" entre 1972 y 1987, sus lecciones en los Cursos de Historia, Arte y Cultura de Alcalá de Henares organizados y publicados por la Institución de Estudios Complutenses de aquella ciudad (1985-1990), los Cursos de Formación del profesorado explicados en el Centro de Profesores de Alcalá de Henares (CEP) y los ciclos de conferencias impartidas en distintas instituciones de Alcalá, Guadalajara, Castellón y especialmente en el Centro Cultural Galileo del Ayuntamiento de Madrid.

BIBLIOGRAFÍA de Marchamalo Sánchez, Antonio
- LEE Y RECUERDA CONMIGO:(Historia de Alcalá de Henares para niños).- Editorial Alpuerto. Madrid 1975 (agotado).
- EL CRISTO DE LOS DOCTRINOS DE ALCALA DE HENARES: Historia de una cofradía complutense del siglo XVII.- Colección Alcalá Ensayo. Fundación Colegio del Rey. Madrid 1983.
- EL SEPULCRO DEL CARDENAL CISNEROS: Estudio histórico, artístico, e iconográfico. Colección Alcalá Ensayo. Fundación Colegio del Rey. Madrid 1985. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín).
- LA ENCOMIENDA DE MOHERNANDO Y EL CONDADO DE HUMANES: Notas de historia, arte y tradiciones en la campiña del Henares. Institución Marqués de Santillana. Madrid 1987. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín).
- EL ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE ALCALA DE HENARES.- Colegio de Abogados de Alcalá de Henares .1ª Edición. Madrid 1990
- LA IGLESIA MAGISTRAL DE ALCALA DE HENARES: Historia, arte y tradiciones. Institución de Estudios Complutenses. Madrid 1990. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín).
- GUIA IGNACIANA DE ALCALA DE HENARES: Institución de Estudios Complutenses. Madrid 1990. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín y con Rafael Sanz de Diego S.J.).
- GUIA HISTORICA DEL COLEGIO MAYOR DE SAN ILDEFONSO, UNIVERSIDAD DE ALCALA DE HENARES. Editorial Alpuerto. Madrid 1995.
- EL ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE ALCALA DE HENARES.- Colegio de Abogados de Alcalá de Henares. 2ª Edición. Alcalá de Henares 1996.
- LA CATEDRAL-MAGISTRAL DE ALCALÁ DE HENARES, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.Obispado de Alcalá de Henares. Varios autores. Alcalá de Henares 1999.
- EL ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE ALCALA DE HENARES. Colegio de Abogados de Alcalá de Henares. 3ª Edición ampliada. Alcalá de Henares. 1999. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín)
- GUIA IGNACIANA DE ALCALÁ DE HENARES: Institución de Estudios Complutenses y Provincia de Toledo de la Compañía de Jesús. 2ª Edición. Madrid 2001. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín y Rafael Sanz de Diego SJ)
- COLEGIO MAYOR DE SAN ILDEFONSO. Servicio de Publicaciones. Universidad de Alcalá. Alcalá de Henares 2008.
- SIMBOLISMO, TRADICIONES Y CEREMONIAL HISTÓRICO EN LA UNIVERSIDAD CISNERIANA COMPLUTENSE. Colección Alcalá Ensayo. Ayuntamiento. Alcalá de Henares 2009.
- HISTORIA DE ALCALA DE HENARES PARA NIÑOS: (3ª edición de "Lee y Recuerda Conmigo"). Editorial Alpuerto. Madrid 2009.
- GUIA IGNACIANA DE ALCALÁ DE HENARES: Institución de Estudios Complutenses y Provincia de Toledo de la Compañía de Jesús. 3ª Edición. Madrid 2011. (En colaboración con Miguel Marchamalo Maín y Rafael Sanz de Diego SJ).
En la editorial AACHE, Antonio Marchamalo Sánchez ha publicado diversos libros, siempre en colaboración con su Miguel Marchamalo Maín. De estos libros, destacamos los siguientes: “La Orden de Santiago en Guadalajara. La Encomienda de Mohernando y el Condado de Humanes”. 2ª ediicón por Aache en 2007.  La “Historia de la ermita, cofradía y efigie del Cristo universitario de los Doctrinos de Alcalá de Henares”, de 2011, y “Manzanares el Real y la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, de 2012.

20 de enero de 2014

Felipe Mª Olivier y López-Merlo

















Guadalajara, 1924 – Madrid, 2009

Escritor. Narrador de viajes y leyendas. Periodista. Conferenciante. Autor de numerosos libros, y ameno conferenciante. Fue Olivier sin duda un escritor prolífico, con una memoria prodigiosa, capaz de ofrecer sus recuerdos vívidos a millares de lectores que disfrutaron con sus historias y anécdotas. La mayoría de ellos tratan sobre tradiciones y costumbres de la provincia, de la que era un conocedor profundo. Personalmente gozó en vida de una popularidad muy alta, siendo aplaudido en todos los lugares donde habló, dio conferencias y presentó sus libros.
Olivier vivió en Guadalajara hasta el comienzo de la guerra civil. La tragedia que sacudió el conflicto acabó con su familia en Atanzón, pueblo en el que este autor pasó los tres años de la guerra. Justamente al terminar aquella murió su padre, un catedrático del Instituto correligionario de los liberales de Romanones, que fue teniente alcalde del Ayuntamiento de Guadalajara y presidente de su comisión gestora durante los dos meses previos al alzamiento militar. La familia se trasladó a Madrid huyendo de la dura postguerra, entró a trabajar en Standard Eléctrica y nunca más regresó a Guadalajara como vecino. "Empecé a escribir por amor a nuestra tierra. Quizás he sentido una nostalgia por no haber vivido en ella, que me ha marcado. Muchas veces pienso que si hubiera seguido en Guadalajara, tal vez no hubiera sentido la necesidad de escribir".
La nostalgia fue en su caso un acicate y la correspondencia de Felipe María Olivier hacia su tierra, generosa. Su primer libro fue Historia de Atanzón”, escrito en homenaje al pueblo que le acogió en la guerra, en el que describe las anécdotas de la vida del campo, vistas a través del ojo de un niño de la ciudad. Luego dió un salto cualitativo con Viajes y andanzas de un alcarreño”, que en su día tuvo una cierta polémica porque coincidió con el Viaje a la Alcarria de Cela. Olivier puntualiza que él lo escribió antes. Más adelante publica Crónicas de la Infancia”, otro libro costumbrista que retrata la Guadalajara de su infancia hasta el comienzo de la guerra civil. Además escribió “La Roma desconocida”, un libro de viajes sobre la capital italiana, fruto de una estancia prolongada en la misma, que llegó a entregar personalmente al Papa Juan Pablo II. Y finalmente otro de sus grandes éxitos, Cuentos de antaño, mieles de hogaño”.

En Aache publicó Olivier la mayor parte de su obra. Así, recordamos sus dos libros de viajes por España y por el mundo, “Selvas y Rascacielos”, y “Por el Camino de Santiago a la Guadalajara del futuro”, que venía a ser una mezcla de realidad en su peregrinación a Compostela, seguida de una fábula que inventaba un mundo futuro de ahorro de energía y vida subterránea. Como recopilación de lo mejor de sus memorias legendarias, está el volumen titulado “Historias y leyendas de Guadalajara”, de 2001, en el que ofrecía relatos vívidos de la antigua ciudad. Está escrita esta obra al calor de los cuentos y leyendas que su madre le contaba de niño. Olivier hace distinción clara entre cuento y leyenda, y lo diferencia en que la leyenda tiene cosas reales, que él ha vivido o escuchado desde niño, aunque se complete con una cierta dosis de fantasía. Él no tiene reparos en reconocer que se ha permitido la licencia de buscar vínculos para formar una historia, de tal suerte que su lectura sea más amena y accesible a todos los públicos. No estamos por lo tanto ante un tratado de historia, aunque en él encontrará el lector muchas historias legendarias que se siguen con facilidad e interés. Otros capítulos se ciñen más fielmente a los hechos históricos, como aquel dedicado a la calle de la Carrera, en Guadalajara, que Felipe Olivier aprovecha para hacer una interesante descripción de la ciudad medieval.

Y finalmente su libro más popular, que alcanzó varias ediciones, el de “Rollos y picotas de la provincia de Guadalajara” cuya última salida, aumentado notablemente con las nuevas picotas que se han ido levantando por la provincia, es de 2009. Además del estudio inicial sobre la historia y significado de los rollos de jurisdicción y las picotas de castigo, el libro consiste en un catálogo fotográfico y descriptivo de estas piezas patrimoniales, que suman de medio centenar por toda la provincia. Las fotografías las puso Juan José Bermejo y la propia editorial. 

18 de enero de 2014

Aurelio García López

















Hontoba (Guadalajara), 1967

Es doctor en Historia por la Universidad de Alcalá. Ha participado y colaborado en el Departamento de Historia II de la Universidad de Alcalá en docencia de Historia Moderna de España y en trabajos de investigación sobre la España de los Austria. Posteriormente ha trabajado como historiador y documentalista para temas de patrimonio histórico por toda la Geografía española. Siendo en la actualidad Archivero Municipal y bibliotecario.
Ha realizado numerosos trabajos monográficos sobre aspectos concretos, pueblos y comarcas de la provincia. En concreto, su atención se ha centrado en la investigación sobre los moriscos, el urbanismo y la sociología del Renacimiento y el análisis de amplios aspectos del devenir pretérito de la Alcarria y sus pueblos. También en la historia de la Administración Pública. Su tesis doctoral versó sobre "Inquisidores y Corregidores. Poder y jurisdicción, 1555-1621". Entre los Premios obtenidos cabe destacar el "Francisco Layna Serrano" de Investigación Histórica de la Excmª Diputación Provincial de Guadalajara, en dos ocasiones. El Premio "Provincia de Soria" en el año 2000, y el "Manuela Soto Foira" de "Historia de Chiloeches".

Le realmente reseñable del doctor García López es su bibliografía, que admira a pesar de su juventud, pues cuenta ya con inmensidad de libros escritos, la mayoría publicados, y algunos otros todavía inéditos. Como una relación apresurada, pero muy definitoria, de su producción investigadora, reseñamos estas obras: "Moriscos en tierras de Uceda y Guadalajara (1502-1610)", Diputación Provincial 1992. "Miseria y Aventura (Un estudio de la emigración a América durante el periodo de la Casa de Austria a través de las fuentes locales", Diputación Provincial  1995. "La construcción del palacio ducal de Pastrana. Alonso de Covarrubias y sus continuadores (1542-1556)", Revista Wad-al-Hayara, 1992. "Religiosidad Popular en la castilla rural. Chiloeches, siglos XVI-XIX", Ayuntamiento de Chiloeches, 1997. "De aldea a villa. Una lucha jurisdiccional entre Chiloeches y Guadalajara (vista a través de la actuación de Castillo de Bobadilla)", Ayuntamiento de Chiloeches, 2002.
"Historia de Durón y sus hidalgos", Ayuntamiento de Durón, 2002. "Historia de Chiloeches"
Su más recientes publicaciones son un estudio sobre Pastrana y su Fuente de los Cuatro Caños (2003), y un gran libro sobre El Real Sitio de La Isabela y Baños de Sacedón, con amplia información documental sobre este importante enclave de la Alcarria. Y numerosos artículos en la Revista "Wad-al-Hayara" de Estudios de Guadalajara, y en los Cuadernos de Etnología de la provincia de Guadalajara.
En 2009 ha aparecido su obra acerca de la comunidad morisca en Pastrana: un gran estudio, concienzudo, documental y estructurado, que lleva por título "Señores, seda y marginados. La comunidad morisca de Pastrana", que nos ofrece los detalles y la evolución completa de este núcleo de moriscos en Castilla a finales del siglo XVI y comienzos del XVII.

La principal producción de Aurelio García López ha sido recogida en los catálogos de Aache, y es a partir de 2010 que esa participación se ha hecho más densa, con libros como estos: la coordinación de un gran estudio monográfico sobre “La Casa del Doncel en Sigüenza”, seguido de un estupendo estudio histórico acerca del Palacio Ducal de Pastrana, aparecido en la colección "Tierra de Guadalajara" de AACHE, como nº 74, que en 200 páginas narra las vicisitudes arquitectónicas, artísticas y de personas que en él vivieron, del gran palacio pastranero. Un libro modélico. Otra aportación a la bibliografía provincial es la Historia de la Villa de Alocén, un estupendo volumen en tamaño folio y tapas duras, en el que a lo largo de 320 páginas narra con pormenor la historia y describe el patrimonio de esta importante villa alcarreña. Ha colaborado con un capítulo en la obra "El Convento Carmelita de Budia" en la que aporta su estudio detallado de la "Fábrica de Sayales" que existió en ese edificio. Posteriormente elaboró la Historia de Peñalén, en el que hace un análisis pormenorizado de ese pueblo de la Serranía del Alto Tajo, y especialmente de su Encomienda de la Orden de San Juan, que analiza documentalmente con precisión y rigor. En el capítulo de estudios anotados sobre manuscritos inéditos, García López nos ofrece en 2011 dos interesantes trabajos. Es el primero, la publicación y comentario al manuscrito de Hernando Pecha con la "Vida de la Excelentísima Señora doña Ana de Mendoza, sexta duquesa del Infantado", que aparece como número 1 de la Colección "Claves de Historia" de la Editorial AACHE y con el título de "Ana de Mendoza, sexta duquesa del Infantado". Es el otro, la edición anotada de la "Historia de la nobilissima Ciudad de Guadalaxara" de Francisco de Torres, y que hasta ahora había permanecido inédita. En ese mismo año, y con posterioridad, ha escrito y presentado tres historias locales: la Historia de Archilla, la Historia de Yebes, y El Real Balneario de Carlos III en Trillo. En su trabajo de recopilador, analista y estudioso de historias antiguas de Guadalajara, en 2012 aparece su trabajo sobre la "Historia de Guadalaxara" de Hernando Pecha, en el que estudia y anota la obra manuscrita del jesuita Hernando Pecha, incluyendo la historia de la ciudad y de sus personajes más famosos. En el año 2014 ha sido nombrado Cronista Oficial de la Villa de Yebes (Guadalajara). Y en el 2015, entre otros muchos e interesantes libros, ha publicado una nueva biografía de la Princesa de Éboli, con importantes novedades respecto a su personalidad y actuación en Pastrana. Lleva por título "Doña Ana de Mendoza y de la Cerda, protectora de vasallos", y es una imprescindible aportación al conocimiento de esta dama del Siglo de Oro.

16 de enero de 2014

Sandra Gobet Herrera

















Guadalajara, 1985

Ilustradora gráfica que se ha formado en Arte10, y ha realizado estudios de Grabado y Diseño Gráfico en La Fundación Casa de la Moneda. Ha hecho cursos en distintos lugares especializándose en técnicas y vertientes artísticas como Escenografía (En BAI), Grabado con Manera Negra (Con Masataka Kuroyanagi), Dibujo y Movimiento (En la Academia de Bellas Artes de Bruselas)... Continuamente en formación y en exploración de técnicas y expresiones formales, actualmente desarrolla su actividad en Chile, donde dirige cursos de ilustración, colaborando con la Universidad de Chile y organizando actividades sociales relacionadas con la educación y el arte.
En sus obras utiliza la mezcla de técnicas como el grabado y el collage, probando continuamente cosas nuevas. En cuanto a los temas, su gran obsesión es el ser humano, en concreto los retratos. Dentro de su mitología personal se encuentran mil veces repetidos los pájaros, los ojos, los peces, las escamas y las caras. En las caras que dibuja hay jeroglíficos que descifran lo que hay dentro de esa máscara. Como vertientes artísticas o artistas que más le han influenciado, estarían el expresionismo, el surrealismo, el Art Brut, Marc Chagall, Francis Bacon, Francesca Woodman, Frida Khalo, Durero, etc.
Desde 2005 ha venido impartiendo clases de diversas técnicas artísticas, tanto en Academias, como en Colegios y Centros Culturales. Fue promotora de la Kunsthouse de Madrid, un espacio artístico que organizó exposiciones, ciclos de cine, presentaciones de libros, clases de ilustración y grabado.
Ha expuesto en Madrid, en el Centro Cultural Anabel Segura de Alcobendas, y en Underwood Café, donde expuso una colección de grabados que imitaban portadas de vinilos. Colabora eventualmente como ilustradora con Concepto Radio y ha realizado algunas portadas de libros para la Editorial Aache de Guadalajara, en la cual publicó, en 2011, su primer libro de ilustraciones, “Pájaros en la cabeza”, en el que entendíamos un mensaje de alegría, de un buen pensamiento, de una iniciativa positiva, ofreciendo al mismo tiempo una impactante colección de ilustraciones sorprendentes y llenas de gracia, con una perspectiva artística que va más allá de lo infantil, para colarse en el santuario de lo emocionante. Su mismo título, Pájaros en la cabeza, ya nos hacía pensar. Gobet ha encontrado un camino en su expresión artística que plasma con fuertes y contrastados colores la palabra de las cosas y de los rostros, el asombro de encontrar la realidad trazada con filaturas de fuerza visual que nos sorprenden y atraen. Su texto es sencillo, apenas un par de frases en cada página, en que va desgranando el hilo, fragmentado pero uniforme, de su relato. La conclusión es limpia y alentadora, ejemplar. Y los dibujos alegran la vista y hasta parece que las manos tienden a subir el libro a la altura de los ojos, a ponerlos en distancia, a disfrutar de ellos como ya han hecho miles de lectores

14 de enero de 2014

José María Bris Gallego

















Jadraque (Guadalajara), 1937

Político. Escritor. Historiador. Sus estudios iniciales los realiza en los Colegios Públicos de su villa natal, donde prepara igualmente el ingreso de bachillerato y los dos primeros cursos. En el año 1949 llega a Guadalajara a continuar su formación en el antiguo Instituto Brianda de Mendoza, donde permanecerá hasta finalizar quinto de bachillerato, año en el que pasó a estudiar a Madrid, al Colegio de los Sagrados Corazones de la calle de Villanueva.
En 1957 ingresó en la Escuela de Ingenieros Técnicos Forestales y al terminar la carrera trabajó en la Escuela de Ingenieros de Montes. Fue el primer director de la biblioteca de la Escuela de Ingenieros Técnicos Forestales, siendo destinado a Galicia en 1962 con el Instituto de Investigaciones Forestales, y en 1963 a Barcelona a trabajar en una empresa constructora. Ese mismo año aprobó las oposiciones al Cuerpo de Ingenieros Técnicos Forestales al Servicio de la Hacienda Pública, con el número uno de la misma, siendo destinado a Orense, donde permaneció desde enero de 1965 a septiembre de 1972, en que pasó a Guadalajara, a su destino de Catastro de Rústica. Larga ha sido su actividad política en la Democracia Constitucional. A principios de 1977, en Guadalajara, se incorporó a un grupo de demócratas-cristianos, en representación del cual participó en la confección de las listas para las elecciones generales del 15 de junio, junto con social-demócratas y liberales. Celebradas las elecciones con el triunfo de Unión de Centro Democrático, fue nombrado Secretario Provincial de dicho partido. En marzo de 1979 fue elegido Diputado del Congreso y como tal sufrió el secuestro que el 23 de febrero de 1981 llevó a cabo el Teniente Coronel Tejero. Disuelta la UCD, en la que permaneció hasta el final de la misma, en 1983 fue elegido Secretario Provincial del Partido Demócrata Cristiano, PDP. Concejal del Ayuntamiento de Guadalajara y Diputado Provincial, ocupando la Vicepresidencia de dicha Institución hasta 1987. Ha sido Senador durante cuatro legislaturas (de 1986 a 2000) y portavoz en diversas comisiones, como las de Obras Publicas, Medio Ambiente, Transportes y Comunicaciones. Concejal del Ayuntamiento de Guadalajara (1983-1992), Portavoz del Grupo Popular en el mismo (1987-1992) y Alcalde de Guadalajara once años (1992-2003). Ha sido también Presidente de la O.I.C.I. (Organización Iberoamericana de Cooperación Internacional, entre 1999 y 2001, Diputado Regional (2003-2011), y Vicepresidente Segundo de las Cortes de Castilla la Mancha (2003-2006), siendo en la actual director del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara.
Entre los numerosos títulos concedidos y distinciones otorgadas, al propio Bris le gusta destacar: Hermano Mayor Honorario de la Virgen de la Antigua, Patrona de Guadalajara (2002), tiene dedicadas calles en Fuencemillán, Argecilla, Espinosa de Henares y Ujados. Premio Naranja de los periodistas de Guadalajara (1980); Popular de Nueva Alcarria en Política Provincial (1983) y (1992) y en Política Regional (2007); Insignia de Oro y Brillantes del C.D. Guadalajara (1997); Colegiado de Honor de los Colegios de Ingenieros Técnicos Industriales de Guadalajara (1995) y de Ingenieros Técnicos Forestales de España (2000); Medalla al Mérito de la Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil (2005); Cinturón Negro Honorífico de Karate (2001); Miembro de Honor del Patronato Arcipreste de Hita (1989); Medalla de Plata de la Cruz Roja (1987); Cruz de Oro de la Agrupación Española de Fomento Europeo (2002); Insignia de Oro de la Peña Alcarreña de Taxistas (1989); Melero Alcarreño (2002); Galardón Artesano (2003); Caballero Gran Cruz de la Orden del Gran Almirante (2003), etc...

Redactor de las revistas “Guadalajara”, “Badiel” y corresponsal en Jadraque de “Nueva Alcarria”, autor de dos libros: “Jadraque” (1985) y “Guadalajara: escenario en la vida del Cardenal Mendoza” (1995), pertenece a la Asociación de Escritores de Castilla la Mancha de la que es Socio de Honor (2001). Ha sido, además, pregonero de Fiestas en más de cincuenta municipios de Guadalajara.
En Aache ha ofrecido su obra más importante, "Ellibro de Jadraque", un monumental acopio de datos e información histórica, anecdótica y geográfica sobre esta villa alcarreña. Aparecido en la primavera de 2010, este libro constituye una obra capital para el conocimiento de Jadraque y su comarca, un referente obligado para conocer cuantos temas han formado durante siglos el devenir histórico y el patrimonio cultural de esta villa alcarreña.

12 de enero de 2014

Pedro Lahorascala

















Madrigal de la Vera (Cáceres), 1931

Pedro García García, más conocido como Pedro Lahorascala, nació en Madrigal de la Vera (Cáceres) en 1931, se recrió en Madrid, y reside en Guadalajara desde 1963. Escritor y periodista, letrista y mentor literario del grupo «Manantial Folk» (una veintena de Lps s/CD y un cancionero), es autor de una treintena de libros publicados, de los que 22 lo son de poesía. Su última gran obra es el “Cancionero Popular de la Vera y el Valle del Jerte”, editado por la Diputación Provincial de Cáceres, y ha obtenido premios y distinciones en Periodismo, Narrativa, Poesía, Pregones Literarios y Recitales Poéticos.
Figura en el «Diccionario Enciclopédico de la Provincia de Guadalajara» de José Serrano Belinchón y en la Antología de Alfredo Villaverde Gil «100 Poetas en Castilla-La Mancha» (1986). También en el colectivo «Homenaje de Castilla-La Mancha a León Felipe» del Servicio de Publicaciones de dicha Comunidad (Toledo, 1986), así como en Antologías Poéticas a nivel nacional («Antología Poética General»  de la Asociación Prometeo, de Carlos Murciano (1990); Cancionero General de Prometeo, Madrid (1994), «Poetas de la Extremadura exterior (1900-2010)» de Ricardo Hernández Megías, así como en Diccionarios de Escritores, «Quien es Quien hoy en las letras españolas» de CEDRO y la Asociación Colegial de Escritores de España, de 1996, o el «Diccionario de Autores Quien es Quien...» de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Biblioteca del Libro y Ediciones Pirámides S.A., 1998.
Anteriormente, en “Rumbos” (Barcelona, 1956), “I Semana de Poetas en Castilla-La Mancha” (Guadalajara, 1982), “Guadalajara 1085-1985”, Antología Poética del Patronato Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara, “Poemas de Madrid” (1985), antología de la APP, “Romancero mariano de ayer y hoy” (Guadalajara, 1986), “Antología Poética de la Guitarra” (Madrid, 1986), “Antología-Homenaje a Rosalía de Castro” (Madrid, 1986), “Abanico”, Antología de Poemas Manuscritos a Mérida (Badajoz, 1986), “Antología Iberoamericana de la Guitarra” (1987), “Poesía en Enjambre”, colección Avena Loca, del Patronato de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara (1991)
En Guadalajara fundó el Grupo Literario Enjambre con los también poetas Alfredo Villaverde Gil, Jesús Ángel Martín Martín, José Ramón López de los Mozos, José Antonio Suárez de Puga y María Antonia Velasco. Fue miembro de la Institución de Cultura «Marqués de Santillana» de la Diputación Provincial de Guadalajara, así como formó parte de los jurados de los premios literarios de dicha Institución en diversas convocatorias, siendo distinguido «Popular del Año» por su labor poética y cultural en ocasiones varias (1984, 1986, 1996) por el diario «Nueva Alcarria», de Guadalajara.
Su poesía es culta, pensada, riquísima en neologismos y matices sintácticos que le enmarcan en la mejor tradición de la poesía intelectual castellana. Tras diez años de retiro, presentó en 2012 su poemario “América, te nombro” como un largo cántico a la tierra hispana del otro lado del Atlántico.
Su numerosa obra puede quedar plasmada en este listado:

“Romería de Horizontes”, 1956
“Canciones para ir a la tierra”, 1984 “Tierra o Cántico”, 1986 y 2ª edición, 1988 “De sombra a luz”, 1988 “Corazón Oeste”, 1988 “Así canta Extremadura” (Cancionero), 1989 “Equinoccio de Primavera”, 1990 (2ª Edición, 1990). “Cancionerillo de Tamarón”, 1990 “Tierramiel y viento”, 1991 “Sigüenza, en la mirada”, 1992 “Canto a Molina”, 1992 “Por las altas veredas”, 1992 “Pasión en Agosto”, 1992 “Marchamalo en canción”, 1994 “Cancioncillas del Henares”, 1995, y 2ª edición, 1996 “Cristales de Otoño”, 1995 “Del Fuego de la Rosa”, 1996 “El Álamo y los Vientos”, 1998 “Cantarecillos de Alovera”, 1998 “Mitad del Paraíso”, 2001 “Memorias de la Piedra”, 2003 “América te nombro”, 2012 “Sombra verde” (en preparación)


De todas ellas, los libros “Del Fuego de la Rosa”, “El Álamo y los vientos”, “Cantarecillos de Alovera”, “Mitad del Paraíso” y “América te nombro” han sido editadas por AACHE Ediciones, de Guadalajara, que se enorgullece de tener a Lahorascala entre los nombres relevantes que han querido publicar en ella.

10 de enero de 2014

Jesús Martínez Anguita


















Turmiel (Guadalajara), 1943


Nacido en Turmiel (Guadalajara, Señorío de Molina), en 1943. Licenciado en Filosofía y Letras y maestro de profesión. Ha recibido formación en lugares tan dispersos como Ontaneda (Santander), Alcalá de Henares, Madrid, Salamanca, Ávila y Barcelona. Ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional como maestro y profesor en centros públicos, tales como “el C.E. I. P. Les Palmeres” y “I. E. S. Torrent de les Bruixes” de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). En la actualidad colabora en la empresa familiar dedicada a la Informática y enseñanza de idiomas, TAU SANTA COLOMA.
La mayor parte de su trabajo literario está relacionado con la pedagogía, destacando un ensayo sobre “El Aprendizaje de la lectura y escritura con soporte informático” (Metodología de trabajo a través de talleres). También ha escrito diversos artículos en revistas especializadas sobre el tema, así como numerosas colaboraciones en revistas locales. Es asiduo colaborador en diferentes proyectos y estudios educativos.
A pesar de haber vivido desde muy joven fuera de su tierra (emigrante de necesidad), se siente muy vinculado a ella. Fruto de este vínculo es su gran libro sobre Turmiel con el que ha querido rendir un homenaje a sus gentes y a un pasado humilde, pero feliz.

Hablar de la obra literaria de Martínez Anguita suponer hablar de su libro “Turmiel, la historia oculta”. En Noviembre de 2004, Martínez Anguita nos ofrece su primera obra literaria, una obra muy elaborada, a lo largo de años, en la que manifiesta su amor al pueblo natal, y su análisis detallado de la vida rural. Turmiel, la historia oculta,que así se titula esta obra, editada por Aache en su Colección “Letras Mayúsculas”, es un libro en que se ve latir esa vida rural. A lo largo de sus 14 capítulos, el autor hace un repaso de cómo se vivía en un lugar de la España más profunda, en el altiplano molinés, a mediados del siglo XX. Una vida completa y feliz, con sus carencias y sus abundancias, con el sentido de la familia, de los amigos, de los vecinos, en una completa aventura humana en la que priman las tiernas relaciones humanas, los constantes desvelos por cultivar la tierra y sacarle todo su jugo, por divertirse en las fiestas y aprender en la escuela, por emigrar al fin, dejando el pueblo semiabandonado, siempre añorado desde la distancia.

No es este un tratado de etnología ni detalles costumbristas, sino una narración llena de sencillez y emoción, de vividas nostalgias, de meticuloso análisis de tipos y relaciones humanas. Figuras como el maestro, el cura, el alcalde, los quincalleros y los tratantes, la convivencia con animales, con la naturaleza, con las tormentas, con la nieve, las relaciones de los jóvenes, de los niños, de los abuelos... un pueblo del Señorío de Molina, Turmiel, es retratado en su integridad. Y no desde el punto de vista histórico o monumental, en el que apenas llenaría un par de páginas, sino en la dimensión humana y social, con nombres reales, hechos reales y peripecias que llenan medio siglo. Desde los recuerdos de una reciente y ya pasada guerra civil, hasta las novedades técnicas que en el campo, las comunicaciones y el entretenimiento van cambiando la vida de sus pobladores. Tanto la cambian, al fin, que casi todos se van, llevando siempre, eso sí, la añoranza de ese pueblo que es, al mismo tiempo, un ejemplo palpitante de todos los pueblos de la España interior, alta y fría, dueños de una forma de ser que se ha perdido, y que este libro rescata y rememora.

8 de enero de 2014

Andrés Pérez Arribas



















Valdepeñas de la Sierra (Guadalajara), 1921 - Guadalajara, 2006.


Sacerdote, arqueólogo, historiador. 
Autor de numerosos estudios, la mayoría publicados en forma de libros, sobre pueblos de la provincia de Guadalajara.


Nacido en el pueblecito de Valdepeñas de la Sierra, en la provincia de Guadalajara, estudió en Toledo y, ya sacerdote, le destinaron en la diócesis en los pueblecillos de Muriel (1949) y luego a Jócar y Arroyo de Fraguas. Tras unos meses en Campillo y la zona de la "Arquitectura Negra" pasó a Cogolludo, en 1951. Allí estuvo 10 años, llegando a Alcocer en 1961, y a Jadraque en 1976. Finalmente actuó en la concatedral de Santa María la Mayor de Guadalajara y en Santiago, como vicario parroquial, jubilándose en 1991. Discurrió por una ancianidad productiva y lúcida, y siguió investigando, escribiendo, dando charlas y gozando con cuanto veía y aprendía. Murió en Guadalajara el 8 de Noviembre de 2006.
Ha escrito sobre muchos temas, todos relacionados con la historia y el arte de la provincia de Guadalajara. Ha compuesto las historias de numerosos pueblos, documentándose a fondo en sus archivos y amplias bibliografías. Y así le debemos las Historias completas de villas como Jadraque, Torija, Alcocer, Villanueva de Argecilla y su pueblo natal, Valdepeñas de la Sierra. Su trabajo ha sido más bibliográfico que documental. Esta frase le definía perfectamente: "Lee mucho, analiza todo, camina y mira". A continuación reseñamos brevemente lo más importante de su obra.


Su hermano el también escritor e investigador Juan Luis Pérez Arribas, nos dejaba esta semblanza de don Andrés, el cura historiador:

Nació en Valdepeñas de la Sierra el día 30 de noviembre de 1921 en el seno de una larga familia. Ingresó en el Seminario Menor de Toledo en el año 1934, cuando la Revolución de Octubre. Desde el año 1936 al 1939 tuvo que suspender sus estudios a causa de la Guerra Civil. Terminada ésta y una vez acondicionado en lo más elemental el Seminario de Toledo del saqueo a que fue sometido en la guerra civil, en diciembre del año 1939 continuó sus estudios. El paréntesis de la guerra fue como la prueba de fuego que le afianzó en su vocación sacerdotal.
Ya en el Seminario Mayor y al final de su carrera, siendo aún seminarista, fue seleccionado para el coro de la Catedral de Toledo, donde ocupó la plaza de tenor primero, dada su voz excepcional. Una vez ordenado sacerdote, le ofrecieron continuar como cantor beneficiado en la Catedral Primada, pero no aceptó. Igual oferta recibió de la diócesis de Madrid-Alcalá que asimismo rechazó. El motivo era, el que él en más de una ocasión recordara: yo he estudiado para ser cura de pueblo, no para cantar en un coro.
Fue ordenado sacerdote el día 11 de junio de 1949 en la Catedral de Toledo por el Cardenal Enrique Pla y Deniel. Tres días más tarde celebró su primera misa en la iglesia parroquial de la Purificación de Valdepeñas de la Sierra. No tardó mucho en tener el primer destino que fue Muriel con los pueblos Jócar, Fraguas y Sacedoncillo, éste último aún tenía algún vecino. Estos pueblos los atendía andando hasta que se compró un caballo.
Durante el tiempo que estuvo en Muriel, recibió el destino de Campillo de Ranas con los pueblos de su Concejo y otros, como El Vado, La Vereda, Matallana, etc., hasta un total de 15 pueblos. De aquella época le venía el gran conocimiento que tenía de los pueblos de la Sierra, que años más tarde dejaría plasmado en uno de sus mejores libros: Viaje por la serranía de Guadalajara. Después de ocho meses regresó nuevamente a Muriel.
Cuando llevaba dos años de cura recibió el nombramiento de Ecónomo de Cogolludo el día 25 de septiembre de 1951; Cogolludo entonces tenía algo más de 1.000 habitantes. Además, y en distintas ocasiones, atendió desde aquí a Arbancón, Monasterio, Veguillas, San Andrés del Congosto, Fuencemillán, Beleña, Aleas, Torrebeleña y Cerezo; para asistir a estos pueblos se compró un «mosquito» (bicicleta con motor) que reemplazó posteriormente por una moto Guzzi. Aquí desarrolló su misión sacerdotal durante el espacio de diez años.
El hecho de estar Santa María en lo más alto del pueblo siempre ha sido un serio handicap para las personas mayores; por eso habilitó parte de la nave de la epístola de la iglesia de San Pedro como capilla auxiliar de Santa María (inaugurada el 13 de febrero de 1959). No estuvo exenta de dificultades esta obra; el señor obispo don Lorenzo Bereciartua le negó la licencia para poner el Santísimo en la capilla, alegando que no podía estar el Santísimo en dos lugares en el mismo pueblo; por lo que sin pensarlo más solicitó, exponiendo el caso, licencia al Vaticano (Sagrada Congregación de Ritos) quien se la concedió.
En otro orden de cosas, organizó obras de teatro para recaudar fondos para la iglesia; consolidó el coro parroquial; se rodeó de un gran número de monaguillos a los que dotó de vestiduras unas blancas, otras rojas y algunas azules; estableció la Acción Católica; se reafirmaron algunas hermandades; fundó y dirigió el cine parroquial cuyas proyecciones se hacían en el salón alto del palacio, que tenía la entrada por la puerta que había en la calle Palacio; y además de esto, los cometidos inherentes a su labor pastoral.
En el año 1961 fue trasladado a Alcocer que, aunque hoy tiene escasamente 300 habitantes, en aquellos años pasaba de 1.000. Desde allí también atendió a Millana y a Córcoles. Allí estuvo hasta el año 1976 desde donde fue trasladado a Jadraque, también pueblo puntero en la provincia de Guadalajara; estando en esta villa atendió además y en distintas ocasiones a Bujalaro, Villanueva de Argecilla, MiraIrío y Las Casas de San Galindo. Después de permanecer en Jadraque hasta el año 1987, a petición suya, fue trasladado a la parroquia de Santa María la Mayor, la concatedral de Guadalajara, como vicario pastoral. Por necesidades de la diócesis, en el año 1989 fue trasladado a la parroquia de Santiago, también de Guadalajara, donde permaneció hasta el año 199 1, año en que se jubiló a la edad de 70 años. Pero la jubilación no fue óbice para que siguiera ayudando a los curas de las parroquias que se lo solicitaban hasta que sus achaques se lo impidieron.
Ante la dificultad que hay ahora para hacerse una sotana, pues hay muy pocos sitios donde las hagan, ya que prácticamente ningún cura la lleva, yo le decía que se hiciera un traje. A lo que él contestaba:¿cómo voy a dejar de llevar sotana ahora, después de ir con ella más de cincuenta y cinco años?
Por el hecho de haber estado en tantos pueblos y parroquias, era conocido por infinidad de gentes. Además del canto, que no abandonó nunca (pues incluso el día de su fallecimiento por la mañana, en la misa que concelebró con sus compañeros de la Casa Sacerdotal, cantó el Aleluya), tuvo otras aficiones: la fotografía, de la que ha dejado un sinfín de fotos de arte, orfebrería, costumbrismo, etc.; los libros de los que tenía una surtida biblioteca en la que, como es lógico, predominaba el tema religioso; mas su afición principal, diría yo, fue escribir libros, de estos sólo haré su enumeración:
Al mismo tiempo, colaboró con diversos artículos en las revistas Wad-AI-Hayara y Cuadernos de Etnografía de Guadalajara, ambas publicaciones editadas por la Diputación Provincial. También colaboró en Boletín SADECO, en el que publicó, en los números 33, 34, 35 y 36, la trascripción de los documentos bajomedievales en pergamino (años de 1254 a 1336), que se conservan en el Archivo Municipal de Cogolludo. Desde 1998 hasta 2003, los libros que escribió se los pasé a limpio en el ordenador. Después, este trabajo lo realizó él mismo pues adquirió, a pesar de su avanzada edad, los conocimientos básicos para hacerlo.
Le hicieron bastantes entrevistas para la televisión, pero su última aparición pública fue con ocasión del VIII Congreso Internacional de Caminería Hispánica, celebrado conjuntamente en Madrid, Alcalá de Henares y Pastrana, siendo su director el prestigioso medievalista Criado del Val, al que fue invitado como ponente, pronunciando una conferencia el día 28 de mayo de 2006 en el aula Miguel de Cervantes del Palacio Ducal de Pastrana, a cuyo acto le llevé yo. Espero con todo esto que su recuerdo permanezca entre nosotros.


La bibliografía de Andrés Pérez Arribas es muy amplia y sigue manteniendo un alto grado de interés en los aspectos de la historia local y provincial de Guadalajara. Destacan estos: Alcocer, historia y arte (1974), El monasterio de Monsalud (1978)
Catálogo General de los Archivos Parroquiales de Cogolludo (1990) y
Viaje por la Serranía de Guadalajara (1976) un precioso libro de viajes. Posteriormente, y a través de la editorial AACHE, a la que siempre brindó su afecto y confianza, editó estos otros: El monasterio de Monsalud en Córcoles, 20años depués (1998), Historia de Jadraque y su tierra (1999), Historia de Torija (2000),  Historia de Valdepeñas de laSierra (2000), Historia de Villanueva de Argecilla (2000), Viaje por la Serrania de Guadalajara (2002),
El palacio de la Condesa dela Vega del Pozo (2003)
La iglesia, barquilla de Pedro (2005) y  La pirámide sagrada (2006), un par de meses antes de morir. Dejando inéditas dos amplias obras: La sierra norte de Guadalajara y Los señoríos de Guadalajara.